Cómo la realidad virtual transformará la forma de trabajar en el futuro.

Nunca pensamos que sucedería tan rápido, pero hoy ya lo estamos viviendo. 

El teletrabajo y las videoconferencias están a la orden del día, hoy más que nunca. La tecnología nos ofrece un abanico de opciones para seguir manteniendonos comunicados y no tan alejados de nuestra vida cotidiana. 

Con la pandemia en marcha, todo apunta en que tendremos que acostumbrarnos a estas nuevas formas de comunicación y trabajo.

E incluso si con el tiempo llegamos a un escenario de «seguridad» en el que nuestro ritmo de vida se normalice, no resulta descabellado pronosticar que cada vez serán más las empresas que opten por otro tipo de formatos que impliquen un menor contacto personal.

¿Cómo entra la realidad virtual a este escenario?

Sabemos que la VR viene pisando fuerte este año. Un informe de IDC ya indicaba a finales de 2019, que el gasto mundial en realidad aumentada y realidad virtual (AR/VR) alcanzaría los 18.800 millones de dólares en 2020, lo que representa un aumento del 78,5% con respecto al año anterior.

Y si bien el sector siempre tiró más para el lado del entretenimiento, se estima que este año la tendencia apuntará al sector profesional.

Es el caso de Kuantiko Studio, una de las compañías pioneras en España en el desarrollo de soluciones profesionales de realidad virtual, realidad aumentada o realidad mixta. Carlos Ocaña, Head of Experience de la compañía, nos cuenta que «a lo largo de este año vamos a ver un gran impulso en cuanto al desarrollo de aplicaciones para empresas. Y vamos a ver cómo crece la curva de adopción de estas soluciones corporativas. Sobre todo porque a diferencia de lo que pasaba hace pocos años,  los dispositivos ya están preparados. Sólo falta que incorporen conectividad 5G para que acabe de explotar la demanda».

Las ventajas de esta tecnología incluye la capacidad de limitar el número de reuniones presenciales, el no tener que desplazarse físicamente a un evento y en determinados casos, también teletrabajar al permitir que varias personas colaboren en el desarrollo de un proyecto.

Ya hay todo tipo de herramientas sociales que se pueden utilizar como “salas virtuales” donde se puede compartir documentos, hablar, realizar presentaciones y recorridos virtuales. Obviamente seguimos esperando a que estas aplicaciones se desarrollen más integrando nuevas funciones y soluciones para las empresas.

Por ejemplo, un servicio del que hablamos recientemente, Spatial. Que permite hacer todo lo que mencionamos anteriormente. 

O también podemos poner el caso de Facebook Horizon, una plataforma que promete mucho. Un espacio infinito en el que los usuarios pueden crear sus propios mundos y experiencias VR, jugar, explorar nuevos mundos, etc. en compañía de otras personas. Como un auténtico Second Life pensado para la realidad virtual, Horizon promete ser un espacio en el que la imaginación no va a tener límites.

Este campo tiene un gran potencial y seguramente lo veamos más desarrollado y hasta aplicado en nuestros trabajos en un futuro no muy lejano. 

Fuentes: La realidad virtual se prepara para cambiar nuestra forma de trabajar

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *