Por Shanick Gauthier*.

Hola lector/a,

Vivimos en un mundo lleno de tecnología en el que para llegar hasta acá seguramente tuviste que utilizar internet. La vida se va digitalizando y hoy voy a contarte un poco sobre la influencia de estos fenómenos en la vida diaria y sobre todo en relación a la educación.

En primer lugar, quiero pedirte que googlees cualquier sustantivo común como “casa”, “pinza” o cualquier otro similar.

Cuando lo hayas hecho, seguí leyendo.

Bien, sin importar qué sustantivo hayas puesto, estoy seguro de que Google te proporcionó más de 730,000,000 resultados y probablemente en menos de 1 segundo.

Si buscaste “casa”, por ejemplo, es probable que te hayan aparecido cerca de 2,730,000,000 resultados en 0,91 segundos.

¿A qué vamos con esto? He aquí el poder del internet, una de las mayores herramientas tecnológicas que creó el ser humano.

Por supuesto que como cualquier elemento de la vida, es un arma de doble filo. En el otro extremo del filo se encuentra la deep web. O mismo otras búsquedas como “cómo hackear a mi pareja” que tiene cerca de 814,000 resultados (0,64 segundos). O “Cómo hacer una bomba casera” con cerca de 4,250,000 resultados (0,35 segundos).

Internet y educación: 

El internet es una herramienta que no nos enseñan a utilizar. Es más probable que un chico de entre 13 y 18 años haya pasado mucho más tiempo en internet que leyendo un libro. No digo que esto sea positivo, solo que es la realidad.

Como dije antes, tendemos a generaciones tecnológicas, esencialmente digitales. Y si bien la tecnología avanza mucho y rápido, hay muchos inventos mucho más antiguos de lo que creemos. Por acá algunos datos interesantes:

  • El internet se inventó en 1960
  • El primer “smartphone es de 1994
  • La primer idea de un “dron” la tuvo Tesla, en 1898
  • En 1956 fue inventado el término “inteligencia artificial”
  • Los hologramas fueron inventados en 1948.
  • La primer impresión 3D se realizó en 1976.

Apuesto a que la mayoría de los inventos fueron creados antes que empieces el secundario e incluso algunos mucho antes de que nacieras.

Actualmente los adolescentes y niños son nativos digitales. Incorporar la tecnología al aula aporta cierta cantidad de beneficios claves a los estudiantes como productividad, eficiencia en el trabajo y trabajo multidisciplinario.

Internet y el acceso a dispositivos móviles cada vez más intuitivos y con precios accesibles ha supuesto un cambio mundial en cuanto al uso de estas herramientas. Ese cambio también se evidencia en el ámbito de la educación, en el que cada vez más cosas se hacen aprovechando la red y sus posibilidades, tanto en el aula como fuera de ella.

El uso de la tecnología en el espacio educativo permite el uso de herramientas más interactivas que mantienen la atención de los estudiantes con más facilidad. Además, las redes sociales y la web 2.0 implican compartir puntos de vista y debatir sobre ideas, lo que ayuda a que los niños y adolescentes desarrollen un pensamiento crítico en una época en la que sus cerebros se están desarrollando.

Si no sabés lo que es la web 2.0 te invito a googlearlo. Podés acceder a más de 603.000.000 resultados en menos de un segundo :).

Además, los profesores pueden beneficiarse mucho de los avances tecnológicos para hacer su trabajo más atractivo y para ser más eficientes. Muchas actividades que forman parte de su rutina diaria se pueden optimizar con la ayuda de aplicaciones y dispositivos informáticos, permitiendo que puedan dedicar más tiempo a su propia formación, lo que a largo plazo no solo les beneficiará a ellos sino a sus estudiantes.

Otra de las ventajas del uso de la tecnología en la educación es su flexibilidad y capacidad de adaptación de cara a que los estudiantes puedan seguir ritmos distintos en su aprendizaje. Los estudiantes más aventajados pueden tener a su disposición contenidos adicionales y aquellos que necesiten un refuerzo, pueden recurrir a materiales de apoyo para reforzar aquello que aprenden en las clases.

Usar la tecnología en el entorno académico no es algo nuevo. Sin embargo, la forma en la que dicha tecnología se utiliza ha cambiado mucho a lo largo de los años, permitiendo mayor flexibilidad, eficiencia y aprovechamiento de los recursos educativos y ofreciendo una formación de mayor calidad a los estudiantes.

Es un “problema” la cantidad de chicos que utilizan el celular en el aula en vez de darle atención al profesor. Pero ¿por qué sucede esto? ¿Por qué es más interesante o atrae más usar el celular? ¿si les enseñáramos a utilizarlo correctamente? ¿Podríamos sacarle provecho en las aulas a Google Academy, Khan Academy o Udemy?

Definitivamente la prohibición no es una solución y menos a una edad de rebeldía donde romper reglas es algo normal y atractivo.

Hay que dejarles acceder a estas tecnologías, a libros que no se encuentran en su país, a contenido escrito en otro idioma y la posibilidad de traducirlo, a contenido multimedial y miles de herramientas más.

Hablemos del contenido visual:

  • El 90% de la información que asimilamos nos llega a través de los ojos.
  • ⅔ de nuestras conversaciones diarias suelen ser digitales.
  • El cerebro humano solo tarda alrededor de 1/4 segundo en procesar y asociar un significado a un símbolo, en oposición a leer eso mismo que dice el símbolo.

Es mucho más ágil y efectivo aprender con videos y material gráfico que solo con las palabras de alguien. Esto no quiere decir que el aula tradicional no tenga sentido sino que hay otras herramientas, como todas las mencionadas en este texto, que pueden complementar eficazmente eso.

La UNESCO definió dentro del objetivo 4 de desarrollo sostenible de gran importancia la educación en las TIC (Tecnologías de la Información y la Comunicación). Cada día nos “invaden” más las aplicaciones de comunicación, el internet de las cosas, los medios visuales. Todo esto crece día a día y es importante acercarlas a los adolescentes, enseñarles lo bueno de ella, lo malo, lo cuestionable y lo ético. No podemos ignorar que es parte de la realidad porque, lo queramos o no, nacieron con esto y es el mundo en el que nos estamos convirtiendo. Por supuesto, así como la tecnología conlleva un gran poder, esto implica una gran responsabilidad.

En conclusión, la tecnología es una herramienta poderosísima que debemos aprender a utilizar correctamente. Como todo en la vida, es un arma de doble filo. Debemos saber de qué maneras nos hace más eficaces y eficientes y de qué maneras nos perjudica. Definitivamente no va a reemplazar la figura del profesor sino que debería ayudarlo a enseñar de una forma diferente y más innovadora que produzca una sensación de plenitud en el proceso de aprendizaje.

Como ya nombramos anteriormente, la realidad virtual tiene usos diversos. Y en la educación cumple una gran función , ya que su inmersiva experiencia genera un impacto en nuestra memoria mucho mayor a los métodos de aprendizaje convencionales.

Yendo a lo concreto, la RV nos ofrece diferentes experiencias para aprender:

-Viajar: Los alumnos en la actualidad realizan excursiones y claramente no pueden viajar por ejemplo a egipto a visitar faraones. La realidad virtual nos deja viajar tanto en espacio como en tiempo. Que mejor forma de aprender historia, y geografía que viajando al exacto momento y lugar en donde sucedieron los hechos?

Revolución francesa, Caída del imperio Otomano, Guerras mundiales, Conquista del desierto. Hasta el mismo Big Bang. Todo para experimentar.

-Innmersión: Si bien se puede estudiar la topografía de la luna. ¿Qué mejor que estar sobre su superficie? La realidad virtual nos deja meternos en lugares inalcanzables. ¿Se te ocurre una mejor forma de estudiar el cuerpo humano que visitarlo por dentro? Imaginá la experiencia de moverte libremente por el sistema digestivo, localizando órganos y descubriendo su funcionamiento a través del aprendizaje inmersivo, o trabajando con anticuerpos para combatir los virus.

-Empatía: ¿Por qué limitarse solo a estudiar? La enseñanza, sobre todo en las primeras fases, debería inculcar valores, ética y una visión del mundo que ayude a los niños a ser mejores personas. El concepto de empatía se puede trasladar a la educación inmersiva a través de “viajes” a países en vías de desarrollo, favoreciendo que los alumnos se sientan cercanos a otras comunidades. Siempre se dice que viajar es la cura a la discriminación, ¿puede ser la realidad virtual la clave para una sociedad más justa en el futuro?

Y como último ejemplo de este post vamos a hablar de una de las decisiones más difíciles de todo chico que termina el secundario.

-Elegir una carrera: No son pocos los que se equivocan y acaban estudiando algo que no les apasiona. Con la educación inmersiva, los estudiantes pueden ver la vida a través de los ojos de un cirujano, un programador, un arqueólogo o un periodista con el objetivo de tener una perspectiva más clara de su futuro.

 

*Shanick Gauthier es diseñador de experiencias 360º en Syncro VR y co-founder de Hexar

Realidad virtual 123

Deja un comentario