«El otro accidente»: La campaña de concientización vial VR

Es un simulacro de siniestro vial que la gente protagoniza virtualmente. Forma parte de una campaña de alto impacto.

El silencio y la oscuridad causan vértigo. El desconocimiento por lo que viene y la expectativa de cómo se vivirá ponen en alerta todos los sentidos y aparece la ansiedad. Pero esa primera sensación es ínfima con respecto a lo que se experimenta posteriormente en el interior de esa máquina que quita la respiración y revuelve el estómago. Es el trailer acondicionado con realidad virtual (RV) para que los usuarios protagonicen un siniestro vial en primera persona. La propuesta pertenece a la Compañía de Seguros Cooperación que puso en marcha ‘El otro accidente‘, una campaña de prevención de alto impacto para generar conciencia. DIARIO DE CUYO se calzó el equipo de RV para contar esta experiencia desde adentro.

Mariano se prepara para salir a ver un partido de fútbol. De repente recibe un llamado de su novia que le pide por favor que le lleve hasta su lugar de trabajo las llaves de la casa que olvidó echar en su cartera. Para ganar tiempo él decide ir en moto. Se pone el casco y desde ese momento, el conductor virtual comienza a percibir un vacío en el estómago que crece a cada segundo y con cada mala decisión que toma el protagonista del video.

Mariano acelera a fondo para salir del garaje en el subsuelo del edificio. Al unísono comienza a inclinarse el sillón donde está sentado el protagonista virtual que experimenta el vértigo de la velocidad y sin tiempo para recuperarse. Tras la sensación de mareo por circular virtualmente por entre los autos a más de 100 kilómetros por hora, siente cómo se acelera el corazón y la respiración se dificulta antes de que ocurra lo inevitable: chocar contra una camioneta que sale marcha atrás de un estacionamiento.

Por unos instantes todo vuelve al inicio de la experiencia. Todo es oscuridad y silencio. Pero una respiración cada vez más agitada marca el reinicio del video. Y de la revoltura de estómago, pero esta vez acompañada con una sensación de ahogo y sufrimiento. La imagen muestra a Mariano tirado en medio de la calle, con las piernas ensangrentadas y rodeado de gente que corre a auxiliarlo. Imposible no sentir su desconcierto y angustia a pesar de vivir esta escena sin ser él y sin siquiera estar en ese lugar. Es como protagonizar una pesadilla de la que se quiere despertar cuanto antes para dejar de sufrir. Se logra, pero recién cuando se cumplen los 3 minutos que dura este simulacro de siniestro vial que termina con un mensaje positivo. Cuando suben a Mariano a la ambulancia, la médica le dice: ‘Tuviste suerte, el casco te salvó la vida‘.

La campaña incluye dos simulacros de siniestros viales. Uno protagonizado por una moto (dura 3 minutos) y otro, por un auto en el que viajan jóvenes alcoholizados (dura 6 minutos). Muestran conductas imprudentes.

Finalizado este simulacro de siniestro vial cuesta recuperarse, sobre todo de la impresión que provoca y que indica el resultado efectivo de esta campaña.

Nota original: https://www.diariodecuyo.com.ar/sanjuan/Una-experiencia-inedita-que-quita-la-respiracion-y-revuelve-el-estomago-20191115-0079.html

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: