Las moda del futuro: Cómo compraremos con realidad virtual 

La comodidad y la eficiencia nos llevaron al consumismo. Esta transición supuestamente conjuró el fin de las tiendas de ladrillo y el dominio de las compras online, y sustituyó a los vendedores por robots altamente cualificados, ya que la velocidad y la disponibilidad se convirtieron en los lujos definitivos.

Sin embargo, es cada vez más evidente que las compras online están a punto de pasar por una gran crisis de identidad. 

¿Por qué?

Los consumidores suelen abrumados por el número de opciones disponibles en línea, Lo que ha generado una generación de compradores de cartera inflada que se sienten fuera de lugar. 

Productos poco estilizados, colocados en mosaico sobre una gran pantalla blanca. Aburrido. Le saca el encanto a la prenda.

«Hoy en día el proceso de descubrir productos en línea es extremadamente aburrido, tedioso y poco inspirador» dice Neha Singh, fundadora de Obsess. 

Las compras online, dice, «no han cambiado nada en 25 años, desde que Amazon las creó para vender libros»

Es por eso que un número de empresarios y minoristas, desde grandes almacenes hasta boutiques de vanguardia, están innovando en formas de hacer que las compras sean más humanas, incluso más personales. 

La realidad virtual: el progreso del retail

Obsess, que Singh fundó en 2016 poco después de dejar su trabajo en Vogue, crea entornos de realidad virtual para el comercio electrónico

En lugar de esos productos estáticos, ¿qué tal una tienda de yoga en 3D (en rosa millennial) en la que puedes mover el ratón y encontrar tu e-zen mientras compras los leggings que llevaba tu compañero de clase? Puedes pasear por Farfetch y hacer clic en esa gabardina de JW Anderson y añadirla al carrito; ¡puedes pasear virtualmente por Levi’s, sintiendo la grandeza de la inagotable variedad de vaqueros! 

Las compras en línea, dice Singh, pronto se convertirán en «tan inmersivas y visuales» como estar en una tienda. Por el momento, estas experiencias sólo están disponibles en nuestros teléfonos y en los navegadores web; pero, si tenemos en cuenta lo que Singh prevé, en la próxima década nos ajustaremos los cascos de realidad virtual para comprar, de modo que “realmente podremos ponerte en una playa, o podremos ponerte en un jet privado, sólo por diversión». (¡Cuidado, Diddy!)

Por supuesto, Singh dice, “seguirás sin poder sentir la prenda ni nada», así que la realidad virtual no es la sentencia de muerte para los locales con techo y paredes. «Lo que va a reemplazar es la experiencia de aprendizaje sobre la marca, de descubrimiento el producto.» Es una forma de inmersión para aprender acerca de lo que te interesa y que podrías querer comprar.

Si Obsess suena como un concepto sacado de ‘Un mundo feliz’, ten en cuenta que los minoristas más tradicionales también buscan combinar las experiencias de las compras online y offline. 

Al fin y al cabo, es lo que busca el cliente.

Fuentes: Las compras del futuro: así es como compraremos moda en 10 años


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *